96. De conceptos a variables medibles

de conceptos a variables medibles
En la Metodología de Marco Lógico y en la Matriz de Indicadores para resultados, es fundamental saber cómo pasar de Conceptos abstractos a variables medibles.

Pasar de conceptos a variables medibles

Mejorar en el Fut-bol

Estamos próximos a la Copa del Mundo de Fútbol que se realizará en Rusia. Imagínate que el objetivo del entrenador de la selección de algún país es “mejorar la actuación del equipo respecto de campeonatos anteriores”.

Bueno, realmente “mejorar la actuación del equipo” es algo abstracto, ya que “mejorar” es un concepto que puede ser comprendido de distintas maneras.

El objetivo de este episodio es comentar la importancia de pasar de conceptos a variables medibles; es decir, pasar del pensamiento abstracto a un: análisis, planificación y medición en términos concretos.

Clarificando el término “Mejorar”

En este caso “mejorar la actuación del equipo respecto de campeonatos anteriores”, se debe de aclarar ¿A qué se refiere MEJORAR?, lo cual podemos definir con los siguientes puntos:

  • Mejorar se puede definir en términos de partidos ganados, goles anotados, goles aceptados, faltas cometidas o posesión del balón?
  • A que se refiere con el término “Campeonatos anteriores”… anteriores hace un año, dos años, cinco años… campeonatos regionales, mundiales, y de qué categoría?
  • Es necesario la definición del equipo… de qué categoría, equipo masculino o femenino?

Operacionalización de las variables

Estas definiciones, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en el curso “Datos para la efectividad de las políticas públicas” lo llama: Operacionalización de las variables.

La operacionalización de las variables se refiere a los procesos donde se definen las variables que describen algo. Los procesos deben ser repetibles y validados por otros, así como también deben brindar vías empíricas para definir conceptos difusos en medidas cuantitativas.

Relación con la MML y MIR

Y podrás pensar, esto cómo se relaciona con la Metodología de Marco Lógico (MML) o la Matriz de Indicadores para Resultados (MIR) o Matriz de Marco Lógico, y lo que pienso es lo siguiente:

Cuando se inicia la definición del árbol de problemas, por lo general se hace una conceptualización general de un problema, algo así como por ejemplo: “Baja autonomía financiera del municipio”, o “Poca participación de la ciudadanía en actividades deportivas”,… y me parece que es un excelente forma de iniciar, pero el análisis no se debiera quedar a ese nivel, sino se debería pasar del Conceptos a variables medibles.

Por ejemplo, en el caso de “Poca participación de la ciudadanía en actividades deportivas” sería genial especificar a qué se refiere “poca participación”, o mejor aún, como se llega a esa deducción, con que datos estadísticos o registros administrativos se cuenta para llegar a esa conclusión.

O cuando se menciona “ciudadanía”, a quiénes se refiere, a niñas y niños? a jóvenes? a adultos? de alguna zona geográfica o ciertas características sociales?, todo eso se debe especificar para no dar pie a la ambigüedad.

Asimismo, el concepto de “Autonomía Financiera” (en el 2012), de acuerdo con el INAFED (El Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal) lo podemos traducir en variables medibles al hablar que la autonomía financiera se refiere a la proporción de los ingresos propios contra los ingresos totales, es decir, mide la capacidad el municipio para incrementar la recaudación de ingresos propios por medio del uso eficiente de sus facultades tributarias y el aprovechamiento de todas las fuentes posibles de cobro.

En el documento “Agenda desde lo local 2012” (Programa del Gobierno Federal para el desarrollo integral de los municipios) la semaforización del porcentaje de ingresos propios respecto de los ingresos totales (relacionado con Autonomía financiera) es el siguiente:

  • menos del 5% es rojo, Entre 5.1% al 10% es amarillo y más del 10% es verde

Conclusiones

Recordaremos que los pasos de la Metodología de Marco Lógico nos indican que:

  1. Debemos identificar el problema a resolver
  2. Armar nuestro árbol de problemas
  3. Armar nuestro árbol de objetivos
  4. Definir la estructura analítica
  5. Construir la Matriz de Indicadores para Resultados

Entonces es altamente recomendable que desde la identificación y definición del problema a resolver, se tenga en mente que debemos pasar de Conceptos a variables medibles, ya que cuando estructuremos el Propósito de la Matriz de Indicadores para Resultados del Programa Presupuestario, y la Ficha Técnica del Indicador, será indispensable contar ya con las variables medibles.

 

 

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*